No es lo mismo la culata que su junta

Publicado por

Algunas personas llegan a confundir la culata con su junta, la primera es una pieza de aluminio o hierro fundido que se encarga de sellar la parte superior de los cilindros del motor de combustión, en ella se localiza el eje de levas, las bujías (si se trata de un motor a gasolina), el cigüeñal, entre otras. La segunda es la que sella herméticamente la unión de la culata con bloque motor, y está diseñada para resistir las fuertes presiones y temperaturas de dicha zona.

Entre la culata y el bloque motor existen muchos elementos relacionados, eso convierte a la culata en una pieza muy importante en el mecanismo del vehículo. Reparar una avería del componente en cuestión sale muy caro, tanto por la pieza sí y posibles daños que hayan sufrido otras partes, como por la mano de obra que se requiere para hacer el trabajo.

Cómo detectar posibles fallas de la culata

Una de las señales más evidentes de que ocurre algo malo, es cuando el escape emite humo blanco de manera continua. Su presencia delata la entrada de agua durante el proceso de combustión, esto puede ocurrir ante la presencia de alguna rotura en la culata o en su junta.

Cuando la culata presenta daños también se llega a percibir un leve golpeteo. Para evitar que el deterioro avance es recomendable reparar la avería cuanto antes y darle un buen mantenimiento para que permanezca en buen estado. En general es conveniente:

  • Comprobar que no existan deformaciones en la culata. Es usual que el sobrecalentamiento por cualquier motivo (termostato roto, falta de agua, etc.) cause malformaciones en la culata.
  • Apretar las tuercas a la culata ocasionalmente. Los traqueteos, la presión elevada y la temperatura las aflojan.
  • Limpiar de vez en cuando la culata. Para esta labor es necesario tener cierto conocimiento mecánico para hacerlo de forma correcta, también podría llevar el coche al taller para asegurarse de que reciba un buen tratamiento.

Muchos usuarios se dan por vencidos cuando su vehículo tiene averías en la culata o en su junta, por lo invasivo que es, porque eso se traduce en un gasto muy grande por el precio de la pieza y por el coste de la mano de obra especializada. Cuando se hacen reparaciones en esta área, se debe separar la culata del bloque y rectificar o cambiar todo.

Por ser una de las reparaciones más caras que se le hacen a un vehículo, en ocasiones los propietarios prefieren enviarlos a un desguace. Si lastimosamente es la solución que le queda por esta u otra razón, entre a cochesparadesguace.com, donde completando el formulario obtiene una tasación bastante justa; reciben automóviles con cualquier avería, inundados, etc., además ponen a disposición otros servicios que le facilitarán el proceso de dar de baja.