Los desechables, claves para la calidad de las artes gráficas

Posted by

Hay empresas de artes gráficas que se mantienen durante décadas en los primeros puestos de los rankings de su ciudad. Empresas que han visto como otros han abierto sus puertas y, tal vez, las han vuelto a cerrar pasado algún tiempo y como empresas que empezaron con mucha fuerza y prometían revolucionar el mercado se han desinflado en poco tiempo demostrando que, tal vez, el mercado no necesitaba esa revolución.

¿Qué es lo que hace que estas empresas se mantengan ahí tanto tiempo y sigan conservando la confianza de sus antiguos clientes a la par que se van ganando otros nuevos? Evidentemente, el saber hacer pero también la calidad de sus productos para artes gráficas.

Las claves de un buen resultado

Para conseguir un buen resultado en artes gráficas hay tres claves y cada una de ellas es igual de importante que el resto. Son las tres patas sobre las que se asienta una empresa de este tipo y si una cojea, el resultado se resiente:

  • El factor humano. Esto es muy importante. Contar con personal con experiencia y con formación, que sepa lo que está haciendo y lo que maneja, es básico para que todo funcione y para que, además, lo haga rápidamente y bien.
  • Las máquinas. Unas máquinas de buena calidad, altamente profesionales y con las mejores prestaciones siempre son buenas aliadas para conseguir un buen trabajo. En ocasiones es preferible realizar solo un tipo de trabajo concreto y hacerlo con los mejores equipos que querer abarcar mucho pero sin contar con las herramientas más adecuadas.
  • Los desechables. De poco vale tener las mejores máquinas del mercado si no hay un personal especializado que sepa cómo sacar partido de todas sus cualidades, ¿verdad? Pues lo mismo ocurre con los desechables como las tintas.

Tener una buena máquina pero usar con ella una tinta que no es adecuada o que no cumple con los estándares de calidad acabaría haciendo que el trabajo resultante estuviera muy lejos de lo que en cliente esperaría. Esto por no hablar de que una tinta mala puede manchar muchísimo la maquina en el interior obligando a una limpieza más frecuente, lo que haría que, por un lado, se pierda más tiempo que se traduce en dinero y, por otro, el desgaste de las piezas sería mucho mayor, por lo que también repercutiría en la amortización.