Envases para farmacias, un sector diferente

Publicado por

La fabricación de packaging especializado en farmacia tiene ciertas características propias. Independientemente de cuánto se quiera destacar el producto, en general todo aquello que es para venta exclusiva en estos establecimientos pretende dar una imagen seria, muy profesional y a la vez moderna y atractiva.

Desde una simple caja de pastillas para el dolor de cabeza de marca hasta una crema para las arrugas, todo tiene que resultar atractivo para el cliente. Pero también tiene que dar una imagen de seriedad que no es necesaria en un supermercado o en una droguería. Prueba de esto es que muchos envases de farmacia son bastante similares entre sí. Conseguir distinguir un envase pero sin romper con este tipo de imagen es complicado, pero no es imposible. Se trata de un reto atractivo para cualquier creativo.

Cuando llamar la atención no es lo más importantes

Cuando se realiza el diseño del packaging de un medicamento, normalmente no se trata de que sea un envase muy llamativo ya que en los medicamentos se van a pedir por su nombre y no se cogen directamente de una estantería ni suelen estar a la vista, a no ser algunos sin receta médica.

Precisamente, estos productos que siendo medicamentos no se venden con receta médica de manera obligada, son los que más hay que cuidar. Muchos clientes han tomado un antigripal que les ha gustado pero cuando acuden a comprarlo en la siguiente ocasión no recuerdan el nombre. Sin embargo, si son capaces de recordar el envase, podrán pedirlo sin dificultad.

Todos hemos visto, o nos ha pasado, como en las farmacias un cliente solicita un producto describiendo el envase porque no recuerda como se llama. Y si la descripción es buena, la persona de la farmacia puede proporcionárselo. Sabiendo esto, es fácil ver la importancia que tiene el envase  a la hora de poder vender un producto de este tipo.

Productos para farmacias que no son medicamentos

Hay productos de venta en farmacia que no son ni mucho menos medicamentos pero que se venden en este tipo de locales así como en parafarmacias. Son productos de belleza, de higiene, dietéticos o de alimentación para bebés, por poner algunos ejemplos.

En estos casos, lo habitual es que sí que se encuentren en estanterías para que el cliente los vea y los escoja, por lo cual es importante que tengan un packaging llamativo y que deje claro para qué sirven y qué cualidades tienen que los diferencian de la competencia.