¿Emprendiendo, sin riesgos, que se puede hacer?

Publicado por

Los jóvenes buscando de emprender se enfrentan al desafío, de entrar a un mundo de emprendimiento, donde muchas veces conocen solo la parte que han logrado crear para iniciar el negocio. En esta búsqueda de conocimiento se enfrentan a retos que muchas veces desconocen, al tener la idea ya concretada no saben cuáles son los próximos  pasos a seguir. Lo más adecuado en este caso es buscar asesoría de abogados en europa, donde encontraran profesionales del derecho de todas las especialidades, lo cual los ayuda en todas las áreas, como son, derecho mercantil, laboral, legal, derecho inmobiliario, de competencia, derecho tributario, entre otras especialidades. El asesoramiento jurídico, contable y administrativo a la hora de iniciar un emprendimiento es lo más adecuado, con el fin de garantizar la inversión a realizar.

Un emprendimiento puede iniciar con lentitud, pero eso es impredecible, ya que muchos negocios al empezar, y tener meses desarrollando, mejorando y estableciendo canales de distribución, buscando financiamiento, estableciendo medidas de marketing, de pronto ve su producto o servicio que despega, para lo cual debe estar preparado. Estableciendo los procesos y procedimientos necesarios para mejorar, establecer y hacer funcionar su negocio con la mejor administración y rentabilidad posible.

Se ha visto casos que después de meses o incluso años de estar desarrollando un producto o servicio, mejorando y estableciendo mejores prototipos de servicios, estableciendo canales de distribución, el lanzamiento resulta un fracaso, ya que el lanzamiento del mismo no fue lo esperado, poniendo así, fin a un sueño.

Hoy día, muchos emprendedores, se van por el método del startup, ya que este método minimiza los imprevistos que puede llevar el lanzamiento de un nuevo producto o servicio al mercado, introduciendo en las empresas muy jóvenes, la flexibilidad, la innovación y la rentabilidad.

¿Cómo nace el concepto de startup?

Una startup es una institución humana diseñada para crear un nuevo producto o servicio bajo condiciones de incertidumbre extrema. Es precisamente esa incertidumbre extrema la que hace que una startup (con o sin fines de lucro) no se pueda gestionar con los mismos métodos y estándares que utilizan las empresas consolidadas. Tampoco las nociones de éxito o fracaso son lo mismo en ambos ámbitos, porque una startup necesita del fracaso y el aprendizaje continuos como mecanismos para evaluar sus hipótesis de partida.

El método Lean Startup es un conjunto de prácticas pensadas para ayudar a los emprendedores a incrementar las probabilidades de crear una startup con éxito. No es una fórmula matemática infalible, sino una filosofía empresarial innovadora que ayuda a los emprendedores a escapar de las trampas del pensamiento empresarial tradicional.

El método Lean Startup, en cambio, está diseñado para enseñar a conducir a una startup a través de la experimentación. En lugar de hacer planes complejos basados en muchas asunciones, se pueden hacer ajustes constantes con un volante llamado circuito de feedback de Crear-Medir-Aprender, que es el núcleo central de este método. A través de este proceso de dirección, podemos aprender cómo saber si ha llegado el momento de hacer un giro drástico llamado pivote o si debemos perseverar en nuestra trayectoria actual. Cuando tenemos el motor revolucionado, el método Lean Startup ofrece mecanismos para que el negocio se amplíe y crezca a la máxima velocidad.

Las startup  tienen un objetivo, un destino en mente: crear un negocio próspero que cambie el mundo. Este objetivo es la visión de la startup. Para llevar a buen término esta misión, las startup emplean una estrategia, que incluye un modelo de negocio, un mapa de productos, un enfoque relativo a los socios y los competidores e ideas sobre quiénes serán los consumidores.

El producto es el resultado final de esta estrategia. Los productos cambian constantemente a través del proceso de optimización. De vez en cuando, la estrategia debe cambiar (pivote). Sin embargo, la visión general no suele modificarse. Los emprendedores lo dan todo con tal de ver cómo su startup llega a la meta. Cada contratiempo es una oportunidad para aprender cómo llegar al punto donde quieren ir (conocimiento validado).

El método Lean Startup redefine los esfuerzos de una startup como experimentos que prueban sus estrategias para ver qué partes son brillantes y cuáles, descabelladas. Un experimento de verdad sigue el método científico. Empieza con una hipótesis que hace predicciones sobre lo que supuestamente pasa. Entonces prueba empíricamente estas predicciones. Del mismo modo que la experimentación científica se basa en la teoría, la experimentación de la startup se guía por su visión. El objetivo de cada experimento de la startup es descubrir cómo crear un negocio sostenible a partir de esa visión.

Sigue siendo una oportunidad para que abogados en europa, puedan asesorar, apoyar y guiar en todos los aspectos relacionados a la creación del negocio, a pesar de que en España no está altamente difundido este concepto de negocio, ya muchos abogados pueden apoyarlo con este tipo de emprendimientos.

¿Qué quiere decir Lean startup?

Lean startup corresponde  a un método y a una recopilación de procesos que se ponen en marcha con el objetivo de ayudar a las empresas de nueva creación a establecerse y realizar sus ideas de negocio. La clave es entrar rápidamente en el mercado con un prototipo que solo tiene las funciones y características básicas de la idea de negocio, el llamado MVP (producto mínimo viable). Basado en los comentarios de los clientes, el producto se mejora continuamente y se adapta a las necesidades de los usuarios con el fin de obtener un producto más comercializable con cada nueva versión. Eric Ries llama a este bucle de mejora, que se repite muchas veces, “build-measure-learn” (construir-medir-aprender).

El ciclo “construir-medir-aprender” conduce a la adquisición de nuevas ideas, productos y datos. Es uno de los métodos básicos del concepto lean startup.

El cambio continuo del producto y en muchos casos también de la idea de negocio en sí misma, requiere una estructura corporativa ágil y flexible. Por lo tanto, la metodología lean startup no se limita al desarrollo de productos, sino que afecta a todas las áreas de la empresa.

Así como se requiere de una estructura corporativa ágil y flexible, también se requiere tener un plan de negocios que se adapte a este nuevo método. El llamado lienzo del modelo de negocio se ha establecido como una variante más flexible y consta de nueve campos que constituyen los factores clave para el modelo de negocio. Los campos se rellenan primero individualmente con ideas y luego se montan de forma modular. Las áreas clave son:

  • Propuesta de valor: ¿qué beneficios o valor añadido obtienen los clientes?
  • Segmentos de clientes: ¿quiénes son los clientes? ¿Para qué grupos de personas es interesante el producto?
  • Canales de venta y comunicación: ¿cómo llega la oferta a los clientes? ¿Cómo lo consiguen?
  • Relación con el cliente: ¿qué es necesario para construir y mantener la relación con el cliente?
  • Fuentes de ingresos: ¿qué ingresos se pueden esperar? ¿Cómo se logran?
  • Recursos clave: ¿qué infraestructura y recursos se requieren para ofrecer el producto?
  • Actividades clave: ¿qué procesos son necesarios para mantener la oferta de forma permanente?
  • Socios clave: ¿qué proveedores externos y/o proveedores de servicios utiliza la empresa?
  • Estructura de costes: ¿cómo es la planificación financiera? ¿Cuáles son los factores de coste?

Sea un emprendimiento tradicional o un emprendimiento basado en los principios del startup, siempre se requerirán los servicios de abogados en europa, para poder concretar la creación en cuanto a los documentos legales, asesoramiento jurídico en el área de derecho mercantil, derecho tributario, derecho inmobiliario, entre muchas otras instancias conocidas.